miércoles, 6 de marzo de 2013

Sentimiento en el varal (Microrrelato)

Sonaron los dos toques de atención, uno más y se alzó el trono, aquella sensación de la primera vez que portaba a su Titular, esa mezcla de nervios e ilusión que se le reflejaba en la cara hacían notar la larga espera que tuvo que sufrir para poder meter el hombro.
Durante el recorrido fue comprobando lo que es sentir el frío varal y el calor que le daba el bendito manto de su Virgen. Dió las gracias mil veces por vivir aquellos mágicos momentos, pero tampoco olvidó la penitencia, rezó y pidió por todos sus seres queridos.
Tras el encierro, en la Casa Hermandad, se quitó la venda que cubría sus ojos, miró a su Virgen, le lanzó un beso, se despidió de Ella y marchó con la alegría de sentirse mujer de trono.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada